S. XX Empequeñecimiento de Europa y protagonismo de nuevos espacios: Asia y América

La adopcion por parte del mundo extraeuropeo de ideas, tecnologias, sistemas politicos y socioeconomicos originados en Europa, llevo a la paradoja de que la misma Europa se vio reducida en tamaño e importancia en el concierto mundial. En adelante debio conformarse con ser un actor más en un escenario geopolitico que se había hecho mucho mas vasto.

Kemalismo en Turquía

El periodo final del Imperio Turco ya estaba gobernado por una elite occidentalizadora (los Jóvenes Turcos). La disolución del imperio se fue diseñando en las conversaciones diplomáticas de la Conferencia de Paris (1919) que culminaron en el tratado de Sevres, en medio de un escenario estratégico que amenazaba incluso con hacer inviable la continuidad de ninguna nación turca, o reconocer otros estados que finalmente no se consolidaron (Armenia Wilsoniana, intento de definición de una nación armenia tras los traumáticos hechos que la diezmaron durante la Primera Guerra Mundial, de denominación debatida.

La reacción nacionalista liderada por Mustafa Kemal (denominado Atatürk o padre de los turcos) expandió militarmente las fronteras del estado residual en que se había convertido la nueva republica de Turquía (Guerra de Independencia Turca). El programa occidentalizador que impulso desde ese momento incluyo la sustitución del alfabeto árabe por el latino y la del traje tradicional por una moda homologable a la que se veia en las calles de Paris o Londres. Su sistema político (el kemalismo), que nunca dejo de ser autoritario, se construyo explícitamente a imitación de los europeos en un eclecticismo que pretendía reunir elementos de tan distintas y opuestas procedencias como la democracia liberal, el estado social y los totalitarismos fascista y soviético.

De la revolución Meiji al militarismo japonés

La posibilidad de que una civilización ajena al cristianismo y étnicamente no europea se desarrollara había sido demostrada por la historia contemporánea de Japón desde la llamada Revolución Meiji. El Shogunato Tokugawa había sido derrocado en 1868, y a partir de la Era Meiji los sucesivos emperadores impulsaron una profunda occidentalización, que para 1905 había conseguido sobrepasar en eficacia al Imperio ruso (guerra ruso-japonesa). En la Primera Guerra Mundial rentabilizaron su postura a favor de la Triple Entente apoderándose de varias colonias alemanas en el Pacifico que retuvieron después del conflicto. A pesar de la experimentación de mecanismos propios del liberalismo democrático (durante la Era Taisho, 1912-1926), la vida política, social y económica estaba dominada por el denominado militarismo japonés, con unas fuerzas armadas construidas desde finales del siglo XIX bajo el modelo prusiano. El expansionismo japonés se proyecto en China, no limitándose a las concesiones puntuales que habían caracterizado la presencia occidental, sino mediante una presencia militar masiva y conquistas territoriales, que desde Manchuria se extendieron al sur por China oriental (guerras chino-japonesas, la primera en 1894-95 y la segunda desde 1937, ya en la Era Shōwa). La pretensión de desplazar a los blancos (ingleses, franceses, holandeses y estadounidenses) como colonizadores de Asia se llego a desarrollar ideológicamente, en una pretensión que parecía sólidamente cimentada en un crecimiento económico solo limitado por la escasez de materias primas que caracterizaba al suelo japonés. La necesidad de ese espacio vital (en terminología nazi) empujo a Japón a la alianza con Alemania y le conduciría a la Segunda Guerra Mundial en un escenario inédito en la historia bélica: la Guerra del Pacifico (1937-1945). La responsabilidad en la política japonesa de un complejo entramado de intereses políticos, industriales y militares, encabezado por el general Hideki Tōjō, diluyo la del propio emperador Hiro Hito lo que permitió la continuidad de este en el trono tras la ocupación estadounidense (que le consideraba clave para el mantenimiento de la cohesión social japonesa) hasta su muerte en 1989.

Revolución china

La Dinastía Qing fue derrocada en 1911 después de un largo periodo de guerras civiles que significaron el fin de un Imperio milenario. Sun Yat-Sen emprendió un proceso de modernización occidentalizadora de la Republica de China, que se vio imposibilitado tanto por la intervención externa (principalmente la japonesa) como por fuertes divisiones internas, con zonas enteras independizadas en la práctica y gobernadas por señores de la guerra locales, y la cada vez mayor presencia comunista entre las masas urbanas y campesinas. La guerra civil china duro de 1927 hasta 1950, incluyendo el periodo de la Segunda Guerra Mundial y la mítica Larga Marcha protagonizada por el líder comunista Mao Tse Tung, que termino proclamando la Republica Popular China en 1949, mientras que el nacionalista Chiang Kai-shek resistia en Taiwán protegido por la flota estadounidense.

Violencia y no-violencia en India

El movimiento de independencia indio tenía precedentes anteriores, pero no fue hasta después de la Primera Guerra Mundial, y bajo el liderazgo de Mahatma Gandhi y su propuesta de resistencia no violenta (ahimsa), que los nacionalistas se hicieron cada vez más fuertes. Tras la Masacre de Amritsar (1919) los británicos se vieron obligados a iniciar un lento proceso de negociaciones, que culminaría en su independencia tras el nuevo paréntesis de la Segunda Guerra Mundial.

El mundo anglosajón no europeo

Los dominios británicos de Canadá y Australia, cada vez más independientes de hecho, incrementaron espectacularmente su economía y población.

Estados Unidos emergió como gran potencia mundial después de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, cuando Woodrow Wilson remitió al Congreso la aprobación del ingreso en la Sociedad de Naciones (una de sus propias ideas para la paz – catorce puntos de Wilson-), fue ampliamente rechazada, prefiriendo la clase política estadounidense la tradicional política de aislacionismo. No obstante, la íntima conexión del capitalismo industrial, comercial y financiero estadounidense con el resto del mundo hizo imposible el mantenimiento de esa postura en los años cuarenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s