Desnudos

Daniel Sabater Salabert ha recurrido a diferentes motivos artísticos en sus obras, entre los cuales se sitúa el desnudo del cuerpo humano. Tema que trata desde sus primeras obras como estudio del deterioro humano investigado en el Hospital de San Pablo en Barcelona donde pinta al natural toda clase de cadáveres.

En sus obras ha pintado cuerpos desnudos insolentes, personajes que miraban directamente al público sin ninguna clase de pudor pese a su falta de ropa y sus caricaturescas y forzadas posturas.

Retrata a mujeres y hombres con trazos antinaturales, lejanos a las imágenes referenciales que de ellos mostraría cualquier espejo.

Sabater intenta expresar la oscuridad y la lucha constante que se esconde dentro de cada ser humano, que se encuentra profundamente solo en el mundo, como muestran sus personajes. Son seres que flotan en espacios atemporales, sin referencias de ninguna clase, como satélites perdidos en sus propias órbitas.

Asimismo, veremos cómo sus obras ponen en evidencia el carácter animal del hombre, su bestialidad, que llega hasta el umbral de la cosificación, convirtiendo a sus personajes en sujetos, entidades, formas. Es una estética de lo feo, de lo deforme, que habita en el interior del ser humano y se expresa sin tapujos en cuerpos desnudos, estén vivos o muertos.

Esta atracción es propia del movimiento expresionista, en el que podemos enmarca parte de su obra, una corriente que defiende el subjetivismo, la expresión sin ataduras de lo que se esconde en el interior del artista.

A través de sus desnudos, que podemos calificar como antieróticos en la mayoría,  se pone de manifiesto su pensamiento ante la vida, ante el mundo, ante la humanidad. Donde los postulados tradicionales, burgueses, en todas las esferas de la vida han caducado, carecen de utilidad en una época donde la razón no es capaz de explicar la complejidad y el caos que rodea y en el que habita el ser humano moderno, que se encuentra perdido y solo en el mundo, sin razones a las que poder agarrarse.

Igualmente observaremos desnudos sensuales, con connotaciones eróticas. En otros casos se nos presentará una desnudez no premeditada sino una recreación de escenas de la vida cotidiana con aparente naturalidad. Indistintamente nos ofrecerá desnudos con una oscura atracción por la mujer perversa, un prototipo ambiguo entre la inocencia y la picardía; desnudos realistas o de corte fantástico y onírico, etc.

Así pues, analizaremos los desnudos femeninos y masculinos, sus características y el motivo artístico que recibió en la época.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s