El Romanticismo

El Romanticismo es un movimiento cultural que se desarrolló, fundamentalmente por Europa, durante la 1ª mitad del siglo XIX. Nació como reacción a las ideas del neoclasicismo, que se habían impuesto durante el período de la Revolución Francesa y Napoleón.

Tuvo su origen en Alemania, posteriormente se extendió por otros países, como Francia. Estuvo estrechamente relacionado con el nacionalismo. Según los románticos, los pueblos tienen derecho a la libertad, al respeto de sus raíces, de ahí que se posicionaran en contra de las invasiones napoleónicas.

En lugar de la razón, la norma y las fuentes de inspiración de Grecia o Roma, el Romanticismo ensalzó la libertad individual de artista, la sensibilidad, las emociones y la imaginación. Volvió su mirada a la Edad Media y a Oriente como fuentes de inspiración.

El romanticismo tuvo presencia en numerosas facetas culturales, así se expresó a través del arte, la literatura y la música. El arte romántico brilla especialmente en la pintura. En ella la naturaleza es la protagonista, utilizando libremente la luz, el color y el movimiento.

La arquitectura

El principal rasgo de la arquitectura romántica es el eclecticismo, la mezcla de estilos. Se renuncia a los relacionados con la antigüedad clásica, caso del Renacimiento, inspiradores del neoclasicismo, y se vuelve la mirada hacia la Edad Media, hacia el Románico, el Bizantino o, de manera singular, el gótico.

Surgen los “neo” (neogótico, neobizantino, etc.) que tratan de otros tiempos de rememorar en su estética los edificios de otros tiempos, algunas veces, como una mera imitación.

Se concluyen obras medievales que habían quedado sin terminar en la Edad Media y se restauran ptras que estaban en ruinas. Destaca como restaurados el arquitecto Viollet-le Duc.

Pabellón Real de Brighton

Un claro ejemplo de edificio romántico de carácter historicista es el Parlamento del Reino Unido (Londres), realizado por Charles Barry en 1835. PARLAMENO DE LONDRES (Palacio de Westminster) (1840-1870). Muestra del gusto por lo oriental es el Pabellón Real de Brighton (R.U), de estilo neobizantino. (John Nash, Royal Pavilion).

La escultura

Rude y Carpeaux. La MarsellesaLa escultura romántica, a diferencia de las manifestaciones arquitectónicas y pictóricas, no rompió de todo con la influencia clásica. Sin embargo, las obras se dotaron de mayor movimiento y perdieron el equilibrio y sencillez del Neoclásico, llegando incluso a la grandilocuencia. Los temas mitológicos cedieron paso a los contemporáneos. Destaca la obra de dos autores franceses: Jean-Baptiste Carpaux y François Rude: La Marsellesa, 1833-1836.

La pintura

Constituye la principal vía de expresión plástica del movimiento romántico. Las representaciones ofrecen un claro predominio del color y la luz sobre el dibujo, lo opuesto al neoclasicismo. Las escenas se dotan de movimiento. La naturaleza cobra especial relieve, fundamentalmente en sus aspectos más salvajes.

Los pintores románticos buscan transmitir las pasiones y los sentimientos, los estados de ánimo como la melancolía o la tristeza. Se prodigan en escenarios lúgubres, como cementerios, ermitas, monasterios abandonados, ruinas.

Destacan autores como los franceses Eugéne Delacroix, La libertad guiando al pueblo de 1830 y, Thódore Géricault, La balsa de la Medusa de 1819. En Alemania sobresale la figura de Caspar David Friedrich, Viajero frente a un mar de nubes de 1818.

eugene-delacroix-la-libertad-guiando-al-pueblo-15553

Gericault la balsa de la medusa

Caspar David Friedrich (Viajero junto a un acantilado). 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s