Arte y Cultura España S. XX

La figura de Goya preside en pintura la crisis final del Antiguo Régimen en España. La pintura española del siglo XIX no se caracterizó por la continuidad del estilo goyesco (Leonardo Alenza, Asensio Julià, Eugenio Lucas), sino por la continuidad del academicismo (Vicente López, los Madrazo -familia en la que se sucedieron pintores de máxima importancia hasta comienzos del siglo XX-). La pintura de historia fue el género que otorgaba un mayor reconocimiento institucional, y la beca de Roma (la estancia en la Academia de España en Roma) fue obtenida por los pintores de mayor proyección. Comenzó a desarrollarse el paisajismo, en el que destacó Carlos de Haes.

  • Retrato de Goya, por Vicente López (1826).

  • La condesa de Vilches, de Federico de Madrazo (1853).

  • Bajamar en Guetaria, de Carlos Haes (1860-1880).

  • Doña Juana “la Loca”, de Pradilla, 1877.

En la segunda mitad del siglo XIX aparecen figuras de excepcional calidad, como Mariano Fortuny, Eduardo Rosales, Joaquín Sorolla o Darío de Regoyos; que paulatinamente y con distintas soluciones técnicas y estéticas (tratamiento de la luz y la pincelada) abrieron la pintura española a la ruptura impresionista, aunque lo que pueda denominarse como un impresionismo español no es un concepto de clara definición. En escultura destacó la ingente obra de Mariano Benlliure, en un arte que cubrió la gran demanda de monumentos públicos (Madrid ≈ Escultura urbana). En arquitectura, tras los estilos historicistas (que en España tuvieron en el neomudéjar un particular añadido al genérico neogótico desarrollado en toda Europa), se desarrolló un eclecticismo que preside el cambio de siglo, momento en el que las propuestas más avanzadas vinieron del modernismo catalán, especialmente de la gran figura de Gaudí. El urbanismo de los ensanches burgueses caracterizó la segunda mitad del siglo XIX (Plan Cerdá de Barcelona, Plan Castro de Madrid); mientras que a comienzos de siglo XX se diseñó el proyecto utopista de Arturo Soria en la Ciudad Lineal de Madrid.

  • Desnudo en la playa, de Fortuny (1874).

  • Tendido de sombra, de Darío de Regoyos (1882).

  • Monumento a Alfonso XII en el Parque del Retiro de Madrid (1922). Proyecto arquitectónico de José Grases Riera y obras de Mariano Benlliure, Clará, Mateo Inurria y otros.

  • Plaza de España (Sevilla), construida para la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1927.

En pintura también fueron los modernistas, como Ramón Casas o Anglada Camarasa, los que dieron paso al siglo XX, que al igual que el anterior está ensombrecido en España por la presencia de un gigantesco genio; si aquél fue Goya, éste fue Pablo Ruiz Picasso. Su estilo y carácter, marcadamente conectado con la tradición pictórica española, no ocultan, sin embargo, que realizara la práctica totalidad de su obra en Francia.

También Luis Buñuel, Salvador Dalí, Julio González, Juan Gris, Joan Miró o Pablo Gargallo tuvieron que salir del país para desarrollar su arte en el centro de los vertiginosos cambios artísticos que fue el París de las vanguardias.

No obstante, en el interior de la España del primer tercio del siglo XX (periodo de extraordinario dinamismo cultural, que ha merecido la denominación de Edad de Plata de las letras y ciencias españolas -también noucentisme y generación de 1914), hubo artistas, muy diferentes entre sí, que adaptaron las inquietudes vanguardistas a una especial sensibilidad: José Gutiérrez Solana, Daniel Vázquez Díaz, Ignacio Zuloaga, o tres de los pilares de la llamada Escuela de Vallecas: Alberto Sánchez, Benjamín Palencia y Maruja Mallo; aunque los que alcanzaron una mayor proyección social fueron otros de trayectoria más clasicista, como Josep Clarà, Julio Romero de Torres o Josep Maria Sert. En arquitectura se recibió el impacto del movimiento moderno (GATEPAC) y en danza, puede destacarse a Vicente Escudero.

  • Palacio Episcopal de Astorga, de Gaudí (1889-1915); de estilo muy personal, tiene características neogóticas y modernistas.

  • Tándem, de Ramón Casas, 1897.

  • Retrato de Picasso por Juan Gris.

La Guerra Civil significó cierta ruptura para algunas artes, no así para el cine. Éste llegó a ser el producto artístico más consumido por la sociedad, junto a los tebeos.El cine de mayor calidad y éxito era el importado de Hollywood, mientras que las producciones nacionales se centraban en dramas históricos y comedias costumbristas y folclóricas, protagonizadas en muchas ocasiones por niños prodigio. Un vena satírica puede rastrearse, sin embargo, en ciertas películas influidas por el neorrealismo italiano (Juan Antonio Bardem, Luis García Berlanga), pero sobre todo en la denominada Escuela Bruguera, donde en un primer momento destacan autores como José Escobar o Manuel Vázquez.

En el ámbito del arte oficial, se desarrolló una arquitectura neoherreriana adecuada a las pretensiones imperiales del franquismo, que plasmó su ideal estético en el Valle de los Caídos (con programa escultórico de Juan de Ávalos). No obstante, también se desarrolló una pintura de vanguardia y rupturista: el informalismo, (Antoni Tàpies, la segunda escuela de Vallecas, Grupo el Paso, Antonio Saura, Fernando Zóbel, museo de arte abstracto de Cuenca) y la exploración de las posibilidades de la figuración, desde el hiperrealismo de Antonio López hasta la propuesta crítica, cercana al pop art, del Equipo Crónica. La escultura de los vascos Chillida, Oteiza e Ibarrola y el cine de Carlos Saura alcanzó también repercusión internacional. El régimen siguió intentando prestigiarse con la vuelta de artistas como Dalí, quien plasmaría en Figueras su particular mundo onírico, o Luis Buñuel, ganador de la Palma de Oro del festival de Cannes de 1961 con la cinta Viridiana. Finalmente, ha de destacarse a arquitectos de mediados de siglo, como Miguel Fisac o Sáenz de Oíza, bailaores y coreógrafos como Antonio Gades y diseñadores como Cristóbal Balenciaga.

  • Peine del viento, de Chillida (1976).

  • Mural del Palacio de Congresos de Madrid, de Joan Miró (1982).

  • Kursaal, de Rafael Moneo (1999).

La muerte de Franco acabó con la censura, y dio lugar a un crecimiento cultural explosivo en algunas artes, especialmente en las audiovisuales y gráficas, como el cine (Pedro Almodóvar), el cómic (Felipe Hernández Cava, Carlos Giménez), el diseño (Adolfo Domínguez, Javier Mariscal) y la fotografía (Alberto García-Alix), además de propiciar fenómenos mediáticos como el destape. Etiquetas de grán éxito entre la crítica como arte conceptual, postmodernidad, transvanguardia o deconstrucción se han extendido a todo tipo de materiales y formas expresivas (instalaciones, videoarte, ciberarte, etc.) e incluso la gastronomía (Ferran Adrià). Gozan, igual que el cine, del apoyo del notable aparato institucional, tanto público como privado (feria ARCO, Madrid Fusión, Pasarela Gaudí, Premios Goya, IVAM, Guggenheim Bilbao, Museo Reina Sofía, fundaciones de instituciones financieras, etc.), que caracteriza al arte español moderno o contemporáneo (términos de uso muy difundido pero de difícil definición). Arquitectos como Santiago Calatrava o Rafael Moneo y bailarines como Joaquín Cortés y Nacho Duato alcanzan, en cualquier caso, proyección internacional, mientras se imponen nuevas formas de ocio, como los videojuegos.

  • La cultura española durante el franquismo
Museos2-orihuelaz.jpg El poetaMiguel Hernández, muerto en prisión en 1942, fue retratado por su compañero de cautiverio Antonio Buero Vallejo, quien posteriormente alcanzaría gran aceptación en la escena teatral con una amarga visión del ser humano y la sociedad. La vida cultural española de la posguerra se vio trágicamente ensombrecida por la muerte violenta de destacadas personalidades identificadas con uno y otro bando (Federico García Lorca, Ramiro de Maeztu, Pedro Muñoz Seca). Por causas naturales habían muerto Valle Inclán y Unamuno (en enero y diciembre de 1936, respectivamente) y Antonio Machado (al poco de cruzar la frontera francesa en 1939).
Vicente Aleixandre.jpg Vicente Aleixandre, entre los poetas del 27 fue el que mejor representó la apuesta vital e intelectual por un exilio interior fecundo pero discreto, como el del pintor Joan Miró. En cambio, destacados representantes de la generación de la amistad, como Dámaso Alonso y Gerardo Diego, se implicaron en las instituciones culturales del franquismo; mientras que otros, como Luis Cernuda o Rafael Alberti, salieron a un exilio que compartieron con una pléyade de escritores (Ramón J. Sender, Claudio Sánchez-Albornoz, Américo Castro, José Bergamín, León Felipe, Francisco Ayala, Arturo Barea), músicos (Manuel de Falla, Pau Casals), artistas plásticos (Pablo Picasso, Julio González, Alberto Sánchez Pérez, Josep Lluis Sert), científicos y profesionales de todas las disciplinas; cuyo reconocimiento internacional era altísimo en universidades y todo tipo de instituciones culturales, culminando en los premios Nóbel de Juan Ramón Jiménez -literatura, 1956- y Severo Ochoa -medicina, 1959-. La concesión del mismo premio a Aleixandre en 1977 -año en que regresaron destacados exiliados supervivientes- se entendió como la convalidación internacional de la recuperación de la democracia en España.
Monumento José María Pemán, Parque Genovés, Cádiz.jpg Monumento a José María Pemán (el juglar de la Cruzada). Fue también un destacado monárquico que llegó a presidir el consejo privado de Juan de Borbón. Los intelectuales próximos al franquismo (Ernesto Giménez Caballero, Luis Rosales, Agustín de Foxá) o los que por una razón u otra procuraron aproximarse (Josep Pla, Azorín, Jacinto Benavente) han sufrido un destino común en cuanto a su valoración posterior: ganaron la guerra y perdieron la historia de la literatura.
Gonzalo Torrente Ballester-ERREKA.jpg Gonzalo Torrente Ballester, como otros intelectuales procedentes del falangismo (Pedro Laín, Dionisio Ridruejo), se fueron distanciando del régimen. El final del franquismo significó apertura de un significativo espacio cultural que ocuparon autores directamente hostiles al régimen, como Manuel Vázquez Montalbán y otros del grupo novísimos. El impacto editorial del boom latinoamericano tuvo una gran influencia. Otras figuras consagradas continuaron con una activa producción literaria, como Camilo José Cela o los autores de la generación del 50. La universidad se convirtió en uno de los baluartes de la oposición al franquismo, como demostró en febrero de 1965 el escándalo de la privación de sus cátedras de Enrique Tierno, José Luis López Aranguren y Agustín García Calvo, con los que se solidarizaron Antonio Tovar y José María Valverde.
Aranjuez MonumentoJoaquinRodrigo1.jpg Joaquín Rodrigo (Concierto de Aranjuez, Fantasía para un gentilhombre) fue la figura más importante de la música culta española del franquismo, que también dispuso de directores de la talla de Ataúlfo Argenta e intérpretes como Narciso Yepes y Andrés Segovia. La danza española se codificó con Vicente Escudero (Decálogo del buen bailarín, 1951). Los folclores regionales fueron revitalizados a través del extenso trabajo de rescate y recopilación de Coros y Danzas (Sección Femenina de Falange);y de esfuerzos individuales como el del dulzainero segoviano Agapito Marazuela. La música popular estuvo presidida por la denominada canción española, en la que intérpretes como Imperio Argentina y Concha Piquer ponían voz a la obra de compositores y poetas de extraordinaria calidad, como Quintero, León y Quiroga.
Antoni Tàpies i la fundació IDIBELL.jpg Antoni Tapies y otros representantes del arte rupturista con los convencionalismos académicos (Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca) consiguieron apoyo institucional y espacio en la vida cultural del franquismo.
La Sirena Varada (E. Chillida) 01.jpg La inicial negativa y posterior rectificación municipal para instalar La sirena varada de Eduardo Chillida en el Museo de escultura al aire libre de Madrid fue un sonoro escándalo cultural de los años 70.
Luis Buñuel.JPG El director de cine Luis Buñuel, exiliado en México y Francia, fue admitido en el cine español de los años sesenta, suscitando con Viridiana (1961) un escándalo que el propio Franco consideraba un exceso de celo clerical.[88] La censura del cine y los demás medios de comunicación de masas durante el franquismo produjo algunos extremos ridículos (escándalo de Gilda -1946-, alteración del guion de Mogambo -1953-). A pesar continuar hasta los años setenta, se mitigó mucho con el tiempo, permitiendo producciones de gran altura artística que incluían un componente crítico bastante evidente, como las de Carlos Saura, Luis García Berlanga o Juan Antonio Bardem.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s